Menu

Kazaar: una variedad de café en cápsula con un sabor único

El café en cápsula sigue cobrando popularidad en el mercado y no es para menos: su sabor y aroma únicos hacen que podamos disfrutar de cafés espectaculares y poco comunes desde la comodidad de nuestro hogar. Kazaar es un blend de café producido por la marca Nespresso, perteneciente al grupo de best Sellers de las cápsulas de café de esta marca.

Prepara un café Kazaar y disfrútalo mientras lees este artículo con información interesante acerca del café en cápsula.

El café de cápsula: qué tiene de único

Uno de los grandes secretos de las cápsulas es inyectar aire en el agua al momento de pasarla por el grano de café. Esto lo aprendió Favre en Italia observando a un barista hacer su trabajo. Al dejar correr aire durante el proceso del pasaje de agua por los granos de café, se liberaban mejor todos los elementos que otorgan el sabor y el aroma a esta maravillosa bebida.

La gran popularidad del café en cápsula está dada por la posibilidad de consumir un café exquisito de con un sabor exclusivo en la comodidad del hogar. Y es que muchas veces, para los amantes del café, se hace difícil poder disfrutar de los blends menos conocidos de esta bebida sin tener que concurrir a un evento de cata o recurrir a profesionales poco abundantes de este gran arte que es el café. En cambio ahora, gracias a la cápsula, cualquier persona puede disfrutar de los mejores sabores provenientes de los lugares más recónditos del planeta con sólo colocar una cápsula en la máquina, presionar el botón de comienzo y aguardar unos minutos.

Incluso se puede acompañar con leche espumosa gracias a los artefactos incorporados a las máquinas de café hogareñas para espumar la leche.

Pero… ¿qué es lo que hace que el café que viene dentro de una cápsula sea tan bueno como el café de grano recién molido que podemos disfrutar en las mejores cafeterías del mundo?

Ya desde el cultivo se presta especial atención a los granos de café: se cuida que no contengan impurezas que puedan afectar su sabor.

Luego el proceso continúa como el de preparación tradicional: se tuesta y se muele el café. Después de ese paso, se procede a colocar los granos en la cápsula, y se la cierra al vacío y de manera hermética. De esta manera se asegura la conservación de su sabor y su aroma de manera intacta hasta el momento de la preparación.

Al momento de preparar el café, la cápsula se introduce en la máquina que realiza un agujero y le inyecta aire al mismo tiempo que pasa el agua. Este proceso hace que la bebida tenga un sabor intenso y un aroma maravilloso.

El Café Kazaar: un sabor único creado a partir de una excelente mezcla

Desde el cultivo del grano de café hasta que la bebida llega a la taza hay un gran proceso de producción que contempla muchas variantes que hacen posible que existan cafés de diferentes sabores, intensidades, aromas, niveles de amargor y acidez. Un momento clave es el proceso del tostado y del molido, que define el tipo de bebida que estaremos ingiriendo.

El café Kazaar es una bebida excepcionalmente intensa. Pensada para consumirse en una taza de entre 25 y 40 mililitros, esta cápsula contiene un café que mezcla las dos variedades de café. Dos robustas: de origen brasileño y de origen guatemalteco, y Arábica de América del Sur. Posee un alto nivel de amargor, y unas notas de pimienta y especias.

El Robusta de origen Brasileño posee un proceso de secado natural al sol y el Robusta de Guatemala es lavado y ambos aportan una intensidad profunda. Estos procesos previos hacen que este café no tenga la aspereza habitual del café de origen Robusta. Al mezclarlo con café Arábico de América del Sur, se produce una suavidad extra.

El tueste se da por separado: los Robustas se tuestan de manera intensa (lo que hace que desarrollen un gran cuerpo y un alto nivel de amargor) mientras que el Arábica se somete a un tueste más prolongado y suave (que produce un realce en su dulzura y sus notas más delicadas). De este modo, se produce un café con mucho cuerpo, con predominancia de las notas tostadas y con un alto nivel de amargor.

Un poco de historia

Todo comenzó cuando Eric Favre, un ingeniero suizo casado con una mujer italiana, quiso probarle a su esposa que era capaz de preparar un buen café expreso. La mujer siempre se burlaba de él y afirmaba que el hombre no podía preparar buen café. Probablemente si esta discusión no se hubiera dado, no podríamos, hoy, disfrutar del maravilloso arte del café en cápsula.

Fue entonces que a mediados de la década del 70 Eric Favre viajó a Roma en busca de la mejor receta de café. Luego de este gran viaje y con muchas ideas en mente, el ingeniero creó en 1976 el prototipo del café de cápsula y lo presentó ante Nestlé, la compañía para la que trabajaba en ese entonces.

Aunque al principio desde la compañía no se mostraron muy interesados por la idea, luego de un tiempo la aceptaron y crearon la filial Nespresso a cargo de Favre, que, no tuvo éxito durante su gestión pero que con el correr de los años supo instalarse en un mercado por entonces nuevo y sin competencia: el del café de cápsulas.

El café Kazaar es sólo uno en un sinfín de subvariedades intensas y sabrosas de café que vale la pena probar y tener en una cápsula al alcance de la mano.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *