Menu

Cerveza Lacar

No es la primera vez que nuestra “fama” de apasionados nos provee de nuevas cervezas. En este caso, fue mi jefe Rudolf Sommier (a quien recordarán de notas como “Conociendo Cervezas Uruguayas”) quien nos trajo desde San Martin de Los Andes seis botellas de Lacar.

Los beneficiarios fuimos el Monje Negro, Olaf y yo, que hasta hace poco trabajábamos juntos, así que nos dividimos dos estilos para cada uno.

Lacar Kolsch

Monje Negro:
La primera que probé fue la Kolsch, que formo una corona blanca, bien compacta y bastante duradera. Las pocas burbujas que se ven, emergen del fondo del vaso y son pequeñas. El color es un dorado ambarino un poco turbio a trasluz (y se vio algún que otro resto de lupulo flotando).

En la nariz predomina casi totalmente el caramelo de las maltas, bien pero bien dulce, fue casi como estar cerca de la olla de cocción, en la creación de la cerveza!, se siente la levadura también pero muy tenue.

El trago denota buen cuerpo y gasificación; entra floral y se mantiene un buen tiempo. Y ya cuando empieza a menguar aparece un leve y rico amargor, aunque en todo momento se la siente dulce (casi con un dejo a miel diría). El retrogusto es dulce (también), corto, y apenas astringente. Hacía mucho tiempo que no probaba una Kolsch tan rica!

Peter Dark:
Suelo tener ciertos prejuicios con este estilo, generalmente bien fundamentados, pocas veces una kolsch me ha deslumbrado. Este no fue el caso, la Lacar me sorprendió, su aroma frutado es llamativo, su sabor bien balanceado con notas frutadas que la hacen muy interesante. El amigo Monje la ha descripto perfectamente, así que no tengo mucho mas para agregar, en mi botella no encontré restos de lupulo, tal vez en mi caso los sedimentos se había precipitado mejor, la tuve en la heladera bastante tiempo. En definitiva, una cerveza muy recomendable, si andan por el sur, no duden en traerse unas botellas.

Lacar Ambar Ale

Olaf:
Frutada, de color rojizo con poca espuma y un aroma entremezclado de levadura y frutos rojos, quizás algo de frutas secas.
El amargor es simple como la mayoría de las cervezas frutadas, diría que es casi tirando una dubbel, muy rica.

Peter Dark:
Tenía muchas expectativas cuando probé esta cerveza, Olaf me había dicho que era espectacular, luego de escucharlo no me demoré mucho en tomar la mía. Al servirla despidió un agradable aroma, dulzón como a caramelo, la espuma se discipó rapidamente. En su sabor prevalece el dulce del caramelo, casi un almíbar, pero muy bien integrado. Realmente me gusto mucho, me hizo recordar a la Mak Bier Red Ale, pero a mi gusto, mejor lograda.

Lacar Brown Ale
Monje Negro:
Emocionado con la Ambar, esperé aproximadamente 17 minutos con 36 segundos y destapé la Brown Ale, que mostró un atractivo marron-cobrizo bien oscuro y a trasluz bien cristalino.
Poco y nada de espuma, y lo poco que se formo se discipó rápido. En este caso no vi burbujas. pero si noté un suave y tentador olor de cafe con un final un poco terroso de levaduras.
En boca se siente también un cuerpo que va de medio a liviano. La cerveza entra tostada y apenas dulce y decanta en un muy buen amargo que hace pensar en una porter mas que en una brown. En el retrogusto perdura el amargor. Un cerveza muy cuidada tambien…

Olaf:
De sabor tostado y cierto amargor encontrado en el retrogusto, hizo poca espuma y
se desvaneció rápido, me pareció muy poco gasificada. Tenáa poco cuerpo, y sabor, diría que es una cerveza un poco insípida. Tal vez mi botella no estaba bien, pero me llamó la atención porque la Ambar me gusto mucho.

Nuestro agradecimiento a Rudolf por estas muy buenas cervezas. Pensar que cuando abrió su valija para mostrarme lo que habia traído, pense que se trataba de alguna golosina regional tipo alfajores o colaciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *